Don Elías Ahúja y Andría (Cádiz, 1863 – Nueva York, 1951) fue un empresario y filántropo español, cuya azarosa vida le conduciría a un autoexilio en los Estados Unidos (1937 – 1951). A su muerte, legó parte de su patrimonio a la fundación norteamericana “Good Samaritan”, radicada en Wilmington (Delawere). Entre sus muchos proyectos, siempre dominó la idea de fundar en España un centro educativo – cultural.

Don W. Sam Carpenter, miembro de dicha fundación, fue la persona que, por su conocimiento y cariño a nuestro país, contribuyó de forma decisiva a concretar el proyecto del finado empresario español.

Tras varios años de tanteos, en los que tuvieron singular relevancia tanto el prestigioso jurista don Antonio Garrigues y Díaz – Cañabate como el magistrado del Tribunal Supremo, Federico Castejón y Martínez de Arizala, se decidió construir un Colegio Mayor Universitario, dentro de los terrenos de la ciudad universitaria de Madrid, cuya gestión y dirección quedarían confiadas a los Padres Agustinos.

Por razones prácticas y sobre todo jurídicas “Good Samaritan” consideró oportuno constituir una nueva fundación dentro de España (“Elías Ahúja y Andría”, 1967), la cual sería su representante legal en nuestro país.

El proyecto fue dirigido por el estudio de arquitectura de Genaro Alas y Pedro Casariego. La primera piedra del edificio se colocó en 1967, y sería inaugurado dos años más tarde. En la ceremonia oficial de apertura, realizada el día 6 de noviembre de 1969, estuvieron presentes, entre otras, las siguientes personalidades: don José Botella Llusía (Rector de la Universidad Complutense de Madrid), don W. Sam Carpenter (fundación “Good Samaritan”), don Federico Castejón y Martínez de Arizala y don Antonio Garrigues y Díaz – Cañabate (fundación “Elías Ahúja y Andría”), el P. Gabriel del Estal (superior provincial de la Orden de San Agustín), y el P. Samuel Rubio (primer director).

Desde el P. Samuel hasta la actualidad, los nueve siguientes directores han visto 44 generaciones hasta llegar a nuestros días. 2652 colegiales que han hecho del Elías Ahúja, a través de sus inquietudes, esfuerzo y participación, el Colegio Mayor del que hoy disfrutamos.